De vivir en Madrid a emprender en el pueblo

Emilio y Elena, emprendedores en Tragacete

Elena Saiz y Emilio Ferrández llevaban años preparando su transición al medio rural. Vivían en Madrid y ambos ejercían sus profesiones, Emilio trabajaba de ingeniero y Elena de psicóloga. Cuando ya tuvieron listo su negocio, que comenzaba a ser rentable, coincidiendo con lo más duro de la pandemia, dejaron Madrid para irse a Tragacete. Pero volvamos al principio de esta historia, que llevó a nuestros protagonistas de vivir en Madrid a emprender en el pueblo.

–> Aquí puedes escuchar la conversación con Elena y Emilio!

UN PASO A PASO TOTALMENTE PLANIFICADO

Ya en el primer post de este blog, igual que en el primer capítulo del podcast “Emprender en el pueblo”, te hablaba de la importancia de planificar tu transición de la ciudad al medio rural. Aquí te dejo el enlace –> “Los cinco pasos para emprender en el pueblo”.

Cada persona y cada familia tienen situaciones diferentes. Si te contaba en su día que nosotros primero localizamos nuestro hogar y después fuimos acomodando el resto, Emilio y Elena primero acomodaron su negocio y luego vino lo demás. ¿Qué es lo idóneo? Lo que se acomode mejor a tu situación. Emilio nos contaba que “me quedé en paro y como me gusta mucho la recreación histórica decidí montar una tienda online sobre esa temática, más como ‘hobbie’ que otra cosa”. Aquello que empezó como una afición en 2018 se convirtió en un negocio rentable.  Emilio tuvo que elegir entre su trabajo como ingeniero y su emprendimiento. Imaginarás que eligió lo segundo.

HOLA PUEBLO Y EL NEGOCIO DE ELENA

Con un negocio rentable y online Emilio era libre de elegir dónde vivir, la meta estaba más cerca. Faltaba Elena, que seguía trabajando como psicóloga. Entonces apareció la iniciativa Hola Pueblo, de la que ya hablamos con su coordinadora, en una conversación súper interesante –> “Tu cambio de vida puede  comenzar hoy”.

Hola Pueblo marcó el punto de despegue para ellos. Gracias a esta iniciativa supieron que la localidad de Tragacete, en la provincia de Cuenca, estaba dispuesta a acoger a nuevos habitantes. Elena comenzó a trabajar en su proyecto: una tienda online para fomentar el residuo cero. Con dos negocios online en marcha estaban listos para dar el paso definitivo.

DE VIVIR EN MADRID A EMPRENDER EN EL PUEBLO

Tragacete es un pueblo de la serranía de Cuenca, con algo más de 250 habitantes, ubicado a más de 1200 metros de altitud. A nuestros dos emprendedores les llegó la oportunidad de salir de Madrid en lo peor de la pandemia y, claro está, ni se lo pensaron. En Tragacete se encontraron con un alcalde dispuesto a dar facilidades a los nuevos vecinos. También llegaron familias que también venían de otros puntos de España. Todos llegaban dispuestos a comenzar una nueva vida emprendiendo en el medio rural. Hoy sus dos negocios funcionan, Elena y Emilio han superado su primer invierno en uno de los lugares más fríos de España y están encantados con la decisión que tomaron.

SU APOYO A OTRAS FUTURAS FAMILIAS EMPRENDEDORAS

Durante nuestra conversación con ellos tuvimos tiempo de echar un vistazo a sus proyectos y ambos merecen mucho la pena. El de Elena se llama Plan B Residuo 0, una tienda online que según sus propias palabras quieres ser “una tienda online que inspire, anime y acompañe a personas como tú, preocupadas por cuidar nuestro planeta a través de pequeños gestos cotidianos reduciendo los residuos que generamos”.

El proyecto de Emilio, llamado Norther Traders es, según Emilio “El resultado de la pasión por el medievo, la artesanía y la tradición. Comercializamos las mejores réplicas de productos históricos, herencia de culturas pasadas, fiel reflejo de sus formas de vida y creencias”. Desde aquí os invito a visitar ambas.

Algo muy importante que dijeron tanto Elena como Emilio es que están dispuestos a colaborar con otras personas que, igual que hicieron ellos, quieran dar el paso de pasar de vivir en una ciudad a emprender en el pueblo. Si eres una de esas personas interesadas en el cambio estarán encantados de ayudarte. Y nosotros encantados de que nos cuentes la experiencia.

Deja un comentario